LA INTERPLANETARIA INTOLERANCIA DE RAJOY CON LA CIUDADANÍA Y SUS CEREMONIAS PRIVADAS


Que el líder de la oposición, Mariano Rajoy, utilice una ceremonia privada de bienvenida a la ciudadanía de un niño pequeño, famoso o no, para hacer política, para seguir dividiendo España, los planetas y las galaxias, es cuando menos estremecedor. Cuando más, intolerable.

No es normal, la manipulación que utiliza la oposición. Las ganas de confundir a la población que tienen. La tendencia a "prohibir" o censurar todo lo que hace una parte de población que no es tan filoconfesional como lo es el señor Rayoy y sus medios acólitos.


NO SE ENTERAN

No se enteran de que España es un país aconfesional, laico. No se enteran de que la ciudadanía puede hacer privadamente los ritos o ceremonias que les venga en gana. No se enteran o no quieren enterarse de que un "bautizo laico o civil" es igual que una "boda civil" con la que nadie se mete ya hoy día, y sobre todo, está enfrentando lo Laico con lo Religiosos, cuando pueden existir personas que quieran cumplir con los dos ritos, porque no están reñidos.

Y no lo están porque quien hace ritos civiles no se mete con los religiosos. Porque quien quiere que se de la Acogida civil y la Bienvenida Ciudadana a sus hijos o hijas en una institución tan cercana como el Ayuntuamiento puede querer también pasar por la Iglesia y el agua bendita.

En definitiva, el "no enterarse" es una falta de respeto para una gran parte de la ciudadanía.


COMUNICADO DE LA FUNDACIÓN CIVES

La Fundación CIVES, ante las recalcitrantes y manipuladoras declaraciones del líder de la oposición, Mariano Rajoy sobre la ceremonia civil de acogida a la ciudadanía de los bebés por parte del Ayuntamiento, quiere expresar su estupor ante lo que es una falta grave a uno de los principios recogidos en la Constitución como es el Pluralismo.

Mariano Rajoy ha arremetido contra la libertad de opción de las personas en un Estado Laico como es España, por mucho que algunos quieran considerarla como una “Nación Católica”. Parece que con ello niegan toda posibilidad de que las personas no practicantes realicen cualquier tipo de ceremonial que no tenga que ver con la religión.

Como ya nos tienen acostumbrados algunos miembros del PP, como Mayor Oreja, por citar la intervención más reciente y flagrante, en este caso el presidente del Partido Popular intenta confundir a la población hablando de “bautizo laico” cuando de lo que se trata es de una ceremonia civil de acogida a la ciudadanía.

Obviamente, como no dejan pasar comba, han aprovechado la ceremonia de acogimiento civil del hijo de una persona popular como es la actriz y presentadora Cayetana Guillén-Cuervo, para arremeter contra la ceremonia, contra lo laico, contra el concejal que la ha llevado a cabo, Pedro Zerolo, y no lo han hecho contra el niño porque no sería políticamente correcto.

Celebrar la entrada de un niño, en este caso a la ciudadanía madrileña, para que se sienta parte de la comunidad y respete y haga respetar los Derechos Humanos y la Declaración de los Derechos del Niño, debería ser un orgullo para todo el que se considera ciudadano de bien, por ello, los Ayuntamientos que son las instituciones más cercanas, deberían seguir el ejemplo y facilitar esta acogida, que en ningún momento está reñida con la elección posterior de una ceremonia religiosa si así lo deciden los progenitores, como ocurre en algunos casos con las ceremonias de casamiento.

Lo filoconfesional de Mariano Rajoy raya en la falta de respeto a la libertad individual, al pluralismo, a los derechos civiles… y ello no sería lo más grave, por acostumbrados ya que nos tiene, si no fuera porque encima intenta confundir a la población y niega a una parte de ella la celebración de ritos laicos que ya se han realizado en distintas comunidades de España acogiéndose al derecho que tiene todo ciudadano a ellos.

Se llama ceremonia de acogida, no bautismo laico. Se trata de dar la bienvenida a un nuevo ser a la sociedad civil que componemos la ciudadanía, que formamos las comunidades y que hacemos Estado. Un Estado, como decíamos laico que garantiza nuestros derechos y nuestros deberes. Ni más ni menos que lo que tenía que hacer Mariano Rajoy.

1 comment

mabuse | 8 de junio de 2009, 8:37

Pues que quieres que te diga, pero me parece a mi que esta vez Rajoy no esta meando fuera de tiesto. Soy ateo, gracias a dios, y estas imitaciones de símbolos religiosos me repugnan. La sociedad civil ya dispone de sus registros y no requiere de actos que en todo caso pueden permanecer en la esfera privada.
Este no es el caso, puesto que se propugna la creación de un registro municipal (¿en Madrid no hay registro civil?).
A la vista de acto, y de la queja de la fundación CIVES, puedo entender las críticas de Rajoy o cualquier persona que tenga creencias religiosas, esto no es un acto reivindicativo sino una bufonada contra un acto religioso.
Es posible dar crédito a vuestros ideales manteniendo el más profundo respeto a los que profesan otras ideas, siendo actos como este ofensas gratuitas y dicho sea de paso, bastante reaccionarias.